GENTE CON UN GRAN CORAZÓN.

dimarts, 16 d’agost de 2011

Besos, caricias, sabor chocolate fundido.

Sentados en un banco de madera color caoba, con el paisaje de un precioso lago lleno de deseos de adolescentes hormonados. Imagínate, estas con esa persona, esa persona que has deseado tanto y ahora estáis rodeados de un silencio incomodo para los dos, ja, que ironía, antes no te podías callar delante de el, ahora no sabes que decir.
Entonces él te acaricia, gira tu cara hacia la suya, sin decir ninguna palabra cualquiera.
Cierra los ojos, respira el aire puro del agua de rió, solo siente, siéntelo, esos labios se acercan a ti, oh dios, que feliz eres. Sus labios rozan los tuyos como una nube de algodón, poco a poco sientes calor en tu interior y una fogosidad dentro de ti, los labios de repente saben a chocolate caliente, ardes en deseo.
Su lengua se introduce dentro de tu boca lentamente, recorre todos los sitios. Sientes más calor aún y sigues con los ojos cerrados, sintiendo ese beso que jamás podrás olvidar, el beso de tu príncipe, tu amor, tu fantasía, tu sueño. 
Abres los ojos y sonríes como una tonta enamorada, lo que eres, sus ojos color mar te miran y tu te pierdes en ellos. Solo por una vez te has sentido la mujer más deseada del mundo.

La fuerza de un beso, no se puede comparar.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada